Omega

Poema para muertos
Las hierbas.

Yo me cortaré la mano derecha.
Espera.

Las hierbas.

Tengo un guante de mercurio y otro de seda.
Espera.

¡Las hierbas!

No solloces. Silencio. Que no nos sientan.
Espera.

¡Las hierbas!
Se cayeron las estatuas
al abrirse la gran puerta.

¡¡Las hierbaaas!!

Anterior

Comparte este poema: