Estampilla y juguete

El relojito de dulce
se me deshace en la lumbre.

Reloj que me señalaba
una constante mañana.

Azúcar, rosa y papel…
(¡Dios mío, todo mi ayer!)

En la cresta de la llama.
(¡Señor, todo mi mañana!)

Anterior | Siguiente

Comparte este poema: