Palimpsestos

A José Moreno Villa

I. Ciudad

El bosque centenario
penetra en la ciudad
pero el bosque está dentro
del mar.

Hay flechas en el aire
y guerreros que van
perdidos entre ramas
de coral.

Sobre las casas nuevas
se mueve un encinar
y tiene el cielo enormes
curvas de cristal.

II. Corredor

Por los altos corredores
se pasean dos señores

(Cielo
nuevo.
¡Cielo
azul!)

… se pasean dos señores
que antes fueron blancos monjes,

(Cielo
medio.
¡Cielo
morado!)

… se pasean dos señores
que antes fueron cazadores.

(Cielo
viejo.
¡Cielo
de oro!)

… se pasean dos señores
que antes fueron…

(Noche.)

III. Primera página
A Isabel Clara, mi ahijada

Fuente clara.
Cielo claro.

¡Oh, cómo se agrandan
los pájaros!

Cielo claro.
Fuente clara.

¡Oh, cómo relumbran
las naranjas!

Fuente.
Cielo.

¡Oh, cómo el trigo
es tierno!

Cielo.
Fuente.

¡Oh, cómo el trigo
es verde!

Anterior | Siguiente

Comparte este poema: